BIENVENIDOS

"Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree..." (Romanos 1:16)

20190317_234102_edited.png
mapa%20mundi_edited.jpg

Estimado lector, le doy la más cordial bienvenida, deseando de todo corazón que las siguientes reflexiones sean para usted de mucho provecho y bendición para su vida espiritual. 

Quiero iniciar explicado dos razones por las cuales he decidido usar un blog como medio de evangelización.  Antes de eso, reforzar la idea fundamental de lo que significa evangelizar. Evangelizar no es solo una actividad que promociona, difunde o predica el evangelio a los no creyentes, sino también debe permanentemente desarrollarse en quienes siendo creyentes, forman la Iglesia del Señor, entendiendo que el evangelio no solo es palabra de buenas nuevas, sino también, poder para salvación.   El creyente debe dejar que el poder del evangelio, lo transforme día a día, lo encamine por medio del Espíritu Santo hacia Dios y le haga ser un testigo fiel que desee evangelizar a otros. 

Debemos ser permanentemente evangelizados, para que Jesucristo sea el centro de nuestro vivir, la razón e inspiración de nuestra vida cristiana.   ¿Qué pasa cuando esto no sucede?, el creyente se transforma en un practicante religioso tradicionalista, con un celo no basado en la sabiduría ni en la palabra del Señor; por último, termina construyendo y promocionando diversas doctrinas y enseñanzas fundadas en presunciones, pareceres, experiencias y costumbres humanas. 

La iglesia apostólica reconoció la necesidad de evangelización al interior de sus congregaciones, mediante diversas epístolas, en las cuales se señala la preminencia del evangelio como poder de Dios para Salvación a todo el que cree, considerándolo la sana doctrina, la leche no adulterada y el evangelio de nuestra Salvación, señalando que aunque viniera un ángel del cielo trayendo otro evangelio, este fuera considerado un anatema.   

 

 

pamplona.jpg

¿Por qué hacerlo por este medio y metodología?
 

Cumpliendo 3 meses viviendo en Pamplona, España y no teniendo la posibilidad de evangelizar o predicar la palabra del Señor como lo hacía en Chile, el Señor me inspiró a hacerlo por medios informáticos.   Dado a mi tradicional vivir evangélico, no emprendí, a fin de evitar herir la sensibilidad de personas celosas que no gustan de la tecnología, aunque si disfrutan de las comodidades que estas ofrecen.   Para todo salvado, es una necesidad predicar, anunciar, contar las grandezas de nuestro buen Dios y su gran propósito de Salvación para el mundo entero.

 

Estando vacilante en la idea, producto de mis estudios de Doctorado,  se nos solicitó como parte del plan formativo, realizar un blog para realizar divulgación científica.  Fue en ese momento, que compungido por el Señor, me pregunté ¿cómo divulgar la ciencia humana, sin dedicar primero a difundir el Evangelio?

Recordé a uno de mis profesores de universidad, un reconocido Doctor en Ciencia que en medio de un laboratorio lleno de alumnos preguntó: ¿Saben cuál es la diferencia entre los científicos y los cristianos?, su respuesta fue: "Los científicos buscan la verdad, pero los cristianos ya la encontraron".

Recordando este episodio, ya estaba resuelto y decidido a compartir esa gran verdad, a Jesucristo el Salvador, no importando el medio, sino más bien, con la certeza de cumplir con la gran comisión encomendada: "Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura" (San Marcos 16:15).

 

¿Cuál es el propósito de este Blog?

Aportar a la Evangelización entre los que no conocen esta gran verdad y entre quienes ya caminan por el camino del Santo Evangelio.  

 

Cuando un nuevo cristiano inicia su caminar en el Evangelio de nuestro Señor Jesucristo, la Iglesia a través de sus Pastores, Oficiales, Guías, Jefes de Grupos, predicadores en general, debe velar de que reciba la nutrición espiritual adecuada para su desarrollo espiritual.     Para esto, es vital reconocer que cada congregación y persona, posee necesidades espirituales diferentes, que determinan la cantidad y cualidad del alimento espiritual a consumir.   Así como en el desarrollo físico humano, un recién nacido, no se alimenta como un niño, ni este como un adolescente, ni como adulto o adulto mayor, las almas deben recibir palabras de edificación y alimento espiritual diferenciado, tal como lo enseñó el mismo apóstol Pablo; algunos pueden beber leche y otros comer alimento sólido. 

 

Cada cual, según su necesidad debe recibir el alimento que asegure la mejor nutrición para un crecimiento y desarrollo espiritual saludable.   Un crecimiento y desarrollo espiritual saludable, siempre será conforme al propósito, gracia y sabiduría de Dios, adecuado a su nivel o etapa de desarrollo, asegurando que el alma pueda producir frutos espirituales cuando fuere tiempo.  Todo esto permitirá promocionar salud y bienestar espiritual, libre de problemas y enfermedades que puedan dañar el alma y poner en peligro la vida espiritual.

 

En este sentido, se hace notable considerar las sabias palabras del Salmista: “Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado; Sino que en la ley de Jehová está su delicia y en su ley medita de día y de noche.  Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará” (Salmo 1:1-3).

 

Andar por el buen camino, no pecar contra el prójimo, deleitarse en la ley de nuestro Dios y meditar permanentemente en ella, permitirá que cada alma y nuevo cristiano, se desarrolle como un árbol plantado junto a las corrientes caudalosas y benditas del cielo, que lo regarán eficazmente para crecer y madurar, dando frutos espirituales cuando sea el tiempo de Dios, que lo caracterizarán como un buen árbol, con firmeza no sólo en sus raíces y tronco, sino aún en las partes más débiles y desafiantes para el viento. 

 

Este es el secreto para el éxito cristiano: “esperar ser lo que Dios quiere que seamos”.   Y cuando así se cumpla en nosotros, Dios también cumplirá su promesa: “Y todo lo que hace prosperará”.

 

¿Ha decidido caminar por el buen camino? o ¿ya está caminando hace un tiempo?

Las próximas letras pueden ser para usted un pequeño faro dispuesto para ayudarle a avanzar.

A Jesucristo mi Salvador, Señor y Rey sea la honra, gloria y alabanza por la eternidad.

Image by Geronimo Giqueaux
  • Juan Guerrero
  • Juan Guerrero
  • Juan Guerrero
Linke.png