• Juan Guerrero N.

¿CUAL DEBE SER EL CARÁCTER DE UN ESTUDIANTE CRISTIANO?

Estudiantes evangelistas Sobrios “Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio” 

2 Timoteo 4:5



La Palabra sobrio significa templado, que en otras palabras se entiende como resistente.La resistencia de los materiales es importante para su mantención y vida útil. ¿Qué tan resistentes somos en la vida cristiana?Al mirar las Sagradas escrituras, hubo hombres y mujeres que demostraron sobriedad y resistencia en situaciones muy extremas.Imposible es no recordar a Job,“…hombre perfecto y recto,temeroso de Dios y apartado del mal.”(Job1:1), quien soportó hasta el polvo el dolor de su prueba, tanto así que aún en el nuevo testamento se da testimonio de su Justicia.Que interesante es esto, porque la sobriedad nos permite avanzar hacia la Justicia de Dios.

¡Pensar que estoy sufriendo por el Señor!. Esto era algo demasiado sublime para mí.

Un estudiante dedicado a la evangelización debe tener la capacidad de soportar los embates de la vida cristiana: malas palabras, insultos, malos tratos, a veces hasta alguna golpiza a causa del Camino, es decir, de nuestro Señor. Cuando Cristo me salvó, el Espíritu Santo me impulsó a predicar en mi escuela, entregando tratados y hablando con mi nuevo testamento. También tuve que sufrir. Un día mientras recibí algunos golpes, quien me golpeaba decía: “Esto te pasa por canuto”. En ese momento, en vez de sentir dolor o pena, el Espíritu del Señor colocó un sentimiento de gratitud y mi exclamación fue: “¡Pensar que estoy sufriendo por el Señor!”. Esto era algo demasiado sublime para mí.

Dios siempre exige de nosotros sobriedad y resistencia. Sólo así será posible soportar las aflicciones. Recuerde usted a Elías: estaba demasiado cansado, parecía que la aflicción de la prueba lo estaba consumiendo, tanto así, que rogó que se le fuera quitada la vida. ¿Cuántas veces nos ha pasado algo semejante? ¿Cuántas veces queremos quedarnos en el camino? Somos conocidos como “Los del Camino”; Pero no de los que están postrados o detenidos, sino de los que avanzan pese a todas las dificultades. Por esto: “…sé sobrio en todo, soporta las aflicciones…”. Si hay algún lector que esté en la condición de Elías, recuerde las palabras del ángel: “Levántate y come, porque largo camino te resta.” (1 Reyes 19:4).


Uno de los grandes secretos de la sobriedad o resistencia cristiana está escrito en San Mateo 7:24 al 27, lea con atención y descubra la importancia de tener un buen fundamento.

Para nuestro Cristo, quién nos ha llamado y salvado con amor eterno, sea por siempre la honra y la gloria.

11 vistas